19.4.14

Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real, España)

El Trigal (Ciudad Real, España)

Campo cultivado cerca de Las Tablas




El Molino de Molemocho (Las Tablas de Daimiel, España)

Molino de Molemocho




Pasarelas

Pasarela para visitantes




Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real, España)

Observatorio




Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real, España)

Humedal




Las Tablas de Daimiel (Ciudad Real, España)

Humedal y pasarela



Aunque normalmente en este blog prefiero ir poniendo lugares poco conocidos a veces apetece escribir algo sobre otros que lo son un poco más pero a los que tal vez no se les dé la importancia que tienen. Además, tampoco había publicado nunca un destino en Castilla-La Mancha.



La formación de las tablas se produce por el desbordamiento de un río al cruzar una llanura, creándose de esa forma un ecosistema húmedo en una zona seca. Antes había más en la Península, pero hoy en día tan solo las de Daimiel subsisten.



Las Tablas de Daimiel , en la provincia de Ciudad Real, son tal vez el Parque Nacional español más machacado y uno de los menos conocidos. Sobre-explotación hídrica, obras hechas sin ningún sentido común como el embalse del Azuer, sequías y una permisividad excesiva a la hora de permitir que hectáreas de secano pasasen a regadío casi lograron su desecación completa.



Además de refugio para un tipo de vegetación muy amenazado, las Tablas son el refugio y lugar de alimento de numerosas aves acuáticas que han establecido como lugar de parada estos humedales durante sus largas migraciones estacionales.



Para evitar la desaparición del humedal el gobierno español inició un plan de compra de tierras en los alrededores del mismo para hacerse con los derechos de regadío de esos terrenos y así paliar la sobre-explotación de los recursos hídricos, y se ha forzado una gestión menos agresiva de los ríos que alimentaban a las Tablas.



Otro gran problema para las Tablas de Daimiel fueron los incendios de las turbas que ocurrieron a partir de 2009 y que sólo se extinguieron cuando llovió en cantidad suficiente para anegar el subsuelo. De todas formas, el estado había aprobado un transvase de agua desde el Tajo como solución casi desesperada cuando falló todo lo demás.



Afortunadamente, parece que en los últimos años se está reconduciendo la situación y hasta ha vuelto a brotar agua de los cercanos Ojos del Guadiana, aunque no se considere (todavía) que es agua del río. Si los siguientes inviernos son tan lluviosos en la zona como estos últimos se supone que acabarán rebrotando.



La visita al Parque pasa obligatoriamente por ir al centro de visitantes, desde el que parten varias rutas, diferenciadas por colores, que recorren varias de las islas situadas en la confluencia entre el Guadiana y el Cigüela. Antes de llegar al centro de visitantes hay una cosilla que ver: el Molino de Molemocho.



Se trata de un enorme molino que aprovecha el agua del Guadiana, a la que embalsa, para realizar su trabajo. Nadie sabe exactamente la historia de este edificio pero, al parecer, ya estaba por aquí en tiempos de Felipe II el cual, por cierto, fue uno de los primeros protectores de las Tablas a las que mandó "guardar muy bien". Hoy en día es un segundo centro de visitantes, pero su horario es bastante más restringido que el principal. De hecho, no pude acceder al edificio ni a sus anexos y me tuve que conformar con hacer alguna foto desde la carretera.



El coche puedes aparcarlo cerca del Centro de Visitantes principal. Desde aquí puedes empezar varias de las rutas que recorren el Parque y que están convenientemente señalizadas con códigos de colores y que están muy bien enlazados.



A pesar de ello y como concesión a los visitantes se han hecho algunas cosas que no me han gustado, como algunos caminos peatonales construidos con piedra y tierra, interrumpiendo el flujo de agua, lo que puede llevar a la polderización de algunas áreas hoy inundables.



Otras rutas, sin embargo, están realizadas utilizando pasarelas de madera, mucho más respetuosas y que cruzan las charcas permitiendo a las aves acuáticas desplazarse libremente a un lado y otro de la misma y llevan a varios observatorios de aves desde los que podemos tener panorámicas del humedal más cercano, como el que hay en la Isla del Pan y donde también se conserva la caseta de uno de los primeros guardias del parque, que vivía allí con su familia, como sus antepasados antes que él.



También hay algunos embarcaderos para uso por parte del personal autorizado, desde donde pueden salir a recorrer las Tablas de Daimiel en embarcaciones de poco calado.



No está de más recordar que no se puede alimentar a los animales o alterar el hábitat cortando plantas o arrojando cosas al agua y que no está permitido salirse de las sendas marcadas. Hay que respetar el santuario para ayudar a su conservación.



El Mapa


18.4.14

Mazouco, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

La zona del Duero entre Miranda do Douro y Barca D'Alva es una zona que apenas aparece en los folletos turísticos a pesar de su indudable valor tanto ecológico como paisajístico, y dentro de ellas tal vez una de las más vistosas sea la zona de Mazouco.

Mazouco, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)


Según se va bajando hacia Mazouco con idea de llegar hasta el río uno empieza a tomar conciencia de lo profundo que es el valle. En mi ingenuidad y desde el primer mirador, pensaba que a Mazouco se llegaba en dos patadas y al río en tres.

Pues no... el río quedaba mucho más abajo del pueblo de lo que había imaginado, y el pueblo a su vez se estira pendiente abajo que da gusto.

Mazouco, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

Algunas de las carreteras que van de Mazouco a la capital municipal, Freixo de Espada à Cinta, ni siquiera aparecen en los mapas y es una lástima, porque constituyen un paseo precioso a orillas del Duero (o Douro, porque estamos en el lado portugués).

En la parte de abajo de Mazouco, en el río, hay varias embarcaciones para alquilar y algunas pequeñas casitas para pasar el fin de semana que son la viva imagen del paraíso, con terrazas enfocadas hacia el río emergiendo entre cítricos, olivos, viñedos y otros frutales.

Y absolutamente nada de ruido, tráfico o molestias de ninguna clase.



Congira, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

Las tranquilas aguas del Duero/Douro a su paso por Mazouco se deben a la existencia unos kilómetros más abajo del salto de Saucelle. Todo el tramo internacional del río está cortado por varios embalses, repartidos entre españoles y portugueses.

O Douro en Congira, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

El tramo bajo de Mazouco es realmente paradisíaco, con todas esas huertas de olivo, naranjo, viñedo y almendro, y las pequeñas casitas que han construido reservan una pequeña terracita orientada hacia el río para disfrutar del paisaje.

¿Qué ver cerca de Mazouco?

Tanto río arriba como río abajo hay cosas para ver. Río arriba tenemos Miranda do Douro, capital del idioma mirandés, una escisión del asturleonés que sobrevive en tierras portuguesas. Buenos miradores, los restos de su castillo y sus calles son una buena excusa para visitarla.

Río abajo está Barca D'Alva. Antiguo punto de comunicaciones de gran importancia hoy sobrevive gracias a la agricultura y al turismo fluvial ya que es el punto y final a los cruceros que recorren todo el Douro desde Oporto o puntos intermedios como Peso da Régua.

Más información sobre la zona

viajesporiberia.blogspot.com/search/label/douro
lugaresadescubrir.blogspot.com/search/label/douro
photonikka.blogspot.com/search/label/douro

21.3.12

Cascata do Pincho (Viana do Castelo, Portugal)

 Cascata do Pincho (Viana do Castelo, Portugal)

La Serra d'Arga es una sierra derivada de mi adorada Serra de A Peneda que se extiende desde esta hasta el mar, recorriendo los municipios de Melgaço, Monção, Ponte de Lima, Valença do Minho, Vila Nova de Cerveira, Caminha y Viana do Castelo.

Y uno de sus mayores activos es la llamada cascata do Pincho, en São Lourenço da Montaría, Viana do Castelo.

La cascata do Pincho es bastante mala de encontrar y hasta los GPS te hacen bastantes putaditas para llegar.

Si vas por Montaría, que en parte es lógico porque la cascada queda en esa freguesía, te va a meter por un camino de esos que evitan hasta las cabras... pero que aparecen en las cartografías de algunos GPS. Lo mejor es ir por la vecina Amonde.

En cuanto a la Serra d'Arga, aunque no la conozco bien la verdad es que no tiene muy buen aspecto: es monte pelado en su mayoría con algunos valles poblados enmedio y algunos miradores interesantes sobre el mar y sobre la desembocadura del Miño, como el de Nossa Senhora das Neves.

De hecho, parece que lo más interesante es esta cascada, y está rodeada de monte de eucalipto muy quemado. Seguiré investigando.

Una cosa más: esta sierra está siendo invadida por un arbusto de origen australiano y que ya habéis visto en alguna foto mía, como Fangorn o Poison Ivy. Que a nadie se le ocurra llevarse para casa uno de recuerdo: en casi todo Portugal es un problema bastante serio.

Originalmente se plantó para hacer de barrera natural para separar animales de cultivos pero está fuera de control y los medios disponibilizados para controlar la plaga no son suficientes. Actualmente en España estamos libres del problema, pero el límite de expansión de esta planta es actualmente el río Miño. Y no nos interesa que lo supere. Ya bastante tenemos con las mimosas.


http://lugaresadescubrir.blogspot.com

7.2.12

Muiño de Maquías

Muiño de Maquías

Ya habíamos visto fotos tomadas en este sitio. Aquí hice al menos dos sesiones de fotos, con Tatiana y una sesión doble anterior con Paloma y Andrea.

Pero creo que hasta ahora no os había puesto una foto frontal de este edificio que tanto me gusta.

El nombre procede de las "maquías", que es la parte del grano molido con la que se quedaba el molinero como pago por su trabajo.

Es una pena que después de su última restauración el edificio haya sido un poco abandonado: el tejado amenaza con caerse y ya hay un buen boquete con varias tejas desaparecidas, con lo cual no creo que las vigas estén en un estado maravilloso.

Aparte han desaparecido los escalones de la escalera anterior. Tal vez podridos, tal vez robados, tal vez vandalizados. Una lástima.

Está situado en la parroquia viguesa de Zamáns, a un paso del embalse.

http://lugaresadescubrir.blogspot.com

18.1.12

Comparativa entre programas de navegación GPS

La explosión de los smartphones ha supuesto que los que teníamos un programa de navegación GPS pasásemos de minoría a rebaño. Hay muchos programas distintos, cada uno con sus fuertes y sus debilidades.

Este es un repaso de algunos de los que he ido manejando


Nokia maps

Pros : Offline. Gratis. Muy buena cartografía. Voces en todos los idiomas. Radares fijos
Contras: actualizaciones escasas, algoritmo de cálculo de rutas un poco deficiente y que comete errores. Necesitas tener un teléfono Nokia lo suficientemente potente. No se pueden añadir POI personalizados.

Sygic Aura

Pros : Offline. Barato (Iberia, 20€). Terrenos en 3D. POI personalizables (se pueden descargar de muchas páginas). Radares fijos. Sistemas operativos principales. Actualización en ruta por parte de la comunidad de usuarios. Indicaciones muy claras en cruces.
Contras: Algoritmo de cálculo de rutas decente, pero no demasiado óptimo. Cartografía escasa


Wisepilot

Pros : Cartografía correcta. Algoritmo de cálculo correcto. Gratis en algunos terminales, como los Xperia de Sony. Sistemas operativos principales.
Contras: Online (tira del plan de datos y por ello no lo uses en el extranjero o te arruinas). Se paga por consumo y la licencia de dos años cuesta unos 30 euros.

Google Maps/Navigation

Pros: Ideal para salir de un apuro porque tiene una cartografía y una cantidad de POI que es un escándalo. Gratis. Sistemas operativos principales.
Contras: Online (tira del plan de datos y por ello no lo uses en el extranjero o te arruinas). En ruta puede ser un poco básico.

Navfree

Pros: Gratis. Mapas offline.Cartografía basada en OpenMaps.
Contras: El algoritmo de cálculo de rutas es, por decirlo de alguna forma, surrealista. La búsqueda de lugares es online a la hora de calcular las rutas y además muchos puntos no están etiquetados de una forma lógica (por ejemplo, el municipio de Fene parece pertenecer a Santiago de Compostela)

Por probar... tengo que ver como va la versión gratuita del Route66 para Android

Por supuesto, si habéis probado algún otro software de navegación GPS podéis añadirlo en los comentarios.


22.12.11

Terra Nova está en...


Aunque no me entusiasmase mucho solía seguir la serie Terra Nova, que terminó esta semana su primera temporada.

La imagen que se ve es un fotograma de su último episodio, donde se muestra un mapa de lo que es la zona en la que está la pequeña colonia que da nombre a la serie.

Para poneros en antecedentes, la serie está ambientada en dos tiempos: mediados del siglo XXII y el cretácico, hace 65 millones de años. La imagen corresponde al cretácico.

¿A nadie le llama un poquito la atención el mapa?

30.11.11

Calendario horizontal 2012

Calendario Horizontal 2012

Como cada año por estas fechas, comienzo a dar salida a mis tres calendarios: el horizontal y vertical de photonikka.blogspot.com, dedicado a las chicas que han posado para mi y el de lugaresadescubrir.blogspot.com , que está más orientado a un lugar de los que he visitado a lo largo del año

En esta primera entrega podeis ver el calendario horizontal, cuya portada ocupa una de mis fotos preferidas de Marta en la que creo ha sido la mejor de las sesiones de este año, sin desmerecer a las demás.

La decisión que tomé el año pasado de limitar mis sesiones y de comenzar a cobrarlas ha sido un acierto, puesto que me ha permitido tomarme la fotografía con mucha más calma y mucho más contento con las fotos realizadas.

Espero que en 2012 tenga un grupo de sesiones tan bueno como este año... y a ver si consigo ahorrar lo suficiente para comprar mi anhelada cámara nueva.

Espero también poder crecer como fotógrafo y probar nuevos campos y nuevas ideas.

Ojalá podáis acompañarme en este camino. Ojalá os apetezca :)

El calendario está disponible en este enlace

Código QR: QR code

Calendarios anteriores

29.9.11

El valle del Douro (I): de Bragança a Freixo de Espada à Cinta



Domus Municipalis, Bragança (Trás-os-Montes, Portugal)

Domus Municipalis, Bragança


Outeiro, Bragança (Portugal)

Outeiro


Castelo de Outeiro (Bragança, Portugal)

Castelo de Outeiro


Castelo de Miranda do Douro (Trás-os-Montes, Portugal)

Castelo de Miranda do Douro


Mirandeses

Estatua de Mirandeses


De crucero por el Duero

Cañón del Duero en Miranda


Igreja de Mogadouro (Trás-os-Montes, Portugal)

Iglesia de Mogadouro


Castelo de Mogadouro (Trás-os-Montes, Portugal)

Castelo de Mogadouro


Mazouco, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

Mazouco


Congira, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

Douro en Mazouco


Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)

Freixo de Espada à Cinta


A Torre do Freixo (Freixo de Espada à Cinta, Portugal)

Freixo de Espada à Cinta


O Freixo de Espada à Cinta (Portugal)

Freixo de Espada à Cinta


Tres de los grandes ríos peninsulares tienen tramos internacionales y dos de ellos, el Tajo y el Duero, desembocan en la costa portuguesa tras haber recorrido parte del país.


De estos dos, el Duero es el que ofrece un recorrido más espectacular, encuadrado en un cañón que atraviesa Portugal de este a oeste y que conoce toda clase de climas, desde el interior de lo que en ese país se llama el Alto Douro, hasta el atlántico de Oporto, en su desembocadura.


El Duero recibe el nombre de Douro en Portugal, y ese va a ser el nombre con el que me voy a referir al mismo durante las dos entregas en que voy a dividir esta ruta.

La ruta va a comenzar realmente en Bragança, para enlazarlo con la ruta anterior, la que nos llevaba de Chaves a Puebla de Sanabria y que pasaba por la capital de Trás-os-Montes.


Y precisamente a la antigua capital de la provincia histórica de Trás-os-Montes nos vamos a dirigir desde Bragança, para hacer una parada en un pueblo llamado Outeiro.


Outeiro es interesante debido a los restos de su castillo, antiguamente uno de los que protegían la línea fronteriza del noreste portugués, en colaboración con los de Miranda do Douro, Vimioso, Penas Róias y Algoso... y a una mayor escala, con Bragança o Freixo de Espada à Cinta, por mencionar otros dos lugares de esta ruta.


Desde lo alto de la colina se divisa muy bien el área circundante, incluyendo la frontera que separa a estas tierras de España. En los primeros tiempos del Portugal, echar un ojo a lo que hacían sus vecinos leoneses era vital para la supervivencia del reino.


Pero una vez que la cosa se fue calmando el castillo fue cayendo en ruina hasta su casi total desaparición. Por la cantidad de escombro que se ve, diría que los vecinos habrán canibalizado las piedras hasta dejarlo en su estado actual.


Aquí una cosa: el GPS os dirá que para Miranda hay que coger una carretera que va por el lado este de Outeiro, mientras que la cartelería te manda por una carretera principal. En este punto, mejor hacer caso del GPS. La carretera principal te lleva en realidad a Argozelo, y a partir de ahí tienes que coger una carretera como la otra, aunque con algunas curvas menos. Es un buen rodeo.


Antes de llegar a Miranda do Douro vamos a pasar por tierras de Vimioso, que junto con Miranda y otro municipio por el que pasaremos después comparten una lengua llamada mirandés, de la familia del asturiano y el leonés. El mirandés se escribe con grafía lusa, pero es perfectamente comprensible para cualquiera que sepa gallego, portugués o asturiano. Los que sólo saben castellano tendrán algunos problemas con el vocabulario, pero nada insalvable. El mirandés es la única lengua, además del portugués, que tiene rango oficial en el país y es un patrimonio cultural en el que se está trabajando para su conservación, habida cuenta de que el asturleonés se perdió al otro lado de la frontera.


Miranda do Douro fue en tiempos la capital de la provincia histórica de Trás-os-Montes y sede episcopal. Estamos hablando de finales de la Edad Media, cuando las cosas ya no iban tan revueltas como antes. Miranda prosperó y una familia que está muy ligada a la ruta que haremos se hará cargo del castillo: los Távora, leales servidores de los reyes portugueses a pesar de tener orígenes en la realeza leonesa.


Miranda prosperó mientras hubo paz. En cuanto la guerra volvió la ciudad sufrió muchísimo y la sede episcopal y la capitalidad se movieron a Bragança, donde están hoy, en el siglo XVIII. A pesar de eso y aún hoy, los obispos bragantinos inscriben su nombre en la placa con los nombres de los titulares de Miranda que se encuentra en las ruinas de lo que un día fue el palacio episcopal. De hecho, la antigua catedral de Miranda sigue teniendo el título de "Sé" (Sede episcopal)


El castillo de Miranda conoció un episodio terrible cuando durante un sitio el polvorín del castillo estalló matando a casi 400 personas. Aunque no se ha determinado la responsabilidad, existe la creencia de que el gobernador militar de la plaza tuvo algo que ver. Después de aquello, claro, Miranda capituló.


Otra cosa interesante de Miranda, además de sus calles con una arquitectura popular muy bien conservada es lo que queda de un monasterio, hoy convertido el edificio de la iglesia en biblioteca municipal.


Y por supuesto, no hay que olvidar los restos de la muralla y los numerosos miradores que hay sobre el cañón del Douro, que aquí es muy bonito. Para navegar por él hay un embarcadero desde el que sale un catamarán. Se va a él por la carretera que va hacia España y que termina en la presa de Miranda.


Dejamos ahora miranda y vamos hacia Mogadouro, siguiendo el curso del río (aunque no lo veremos en bastantes kilómetros). Mogadouro fue otra de las posesiones de los Távora.


El castillo de Mogadouro fue de gran importancia dentro de la defensa del noreste portugués, y se mantuvo en muy buen estado hasta la aniquilación de la familia Távora en el siglo XVIII a manos del Marqués de Pombal. Después la ruina hasta que el municipio se hizo con lo que quedaba del castillo y consolidó y rehabilitó parcialmente los restos. Hoy es posible subir a la torre con una guía turística municipal.


En el mismo momento en que se sale del territorio de este municipio y se entra en Freixo de Espada à Cinta  hemos entrado en la Região Demarcada do Douro que instituyera en el  siglo XVIII el marqués de Pombal para la protección de los vinos de  Oporto. Aunque Oporto está como a 250 kms, los vinos que llevan su  nombre se elaboran en el tramo del río que va desde Cinfães hasta el  límite de Miranda do Douro). Está bien indicarlo porque no recuerdo haber visto ningún cartel que te informe de esto.

El camino va a transcurrir sin sobresaltos hasta Mazouco, ya en el muncipio de Freixo de Espada à Cinta. Aquí dejaremos la carretera principal y nos dirigiremos al pueblo. De camino a él hay unas vistas preciosas sobre el valle del Douro, en la zona de las Arribes del Duero. A un lado, España. Al otro, Portugal.


La verdad, no merece mucho la pena pararse en Mazouco. Es un pueblo bonito, pero no tiene nada en concreto que ver. Y tampoco parece que estén muy acostumbrados a ver turistas porque veían la matricula de mi coche, española, como quien ve un marciano. Tal vez pensaban que me había perdido.


Lo interesante de Mazouco es precisamente el río. En la parte de abajo hay un pequeño rinconcito con una especie de playa fluvial, donde hay un embarcadero y donde al parecer se pueden alquilar canoas (no lo tengo claro: el día en que fui no había un alma). Pequeñas casetas se yerguen entre los huertos de olivos, naranjos y almendros, algunos orientados hacia el río. Tiene que ser un lugar fantástico para estar tranquilo.


Siguiendo por la carretera al lado del río tienes unas vistas preciosas de las Arribes. Después se desvía y los viñedos que ya habían empezado aquí y allí desde Miranda comienzan a ser preponderantes. También empieza a haber muchos almendros y por todas partes el omnipresente olivo.


Freixo de Espada à Cinta tiene un nombre tan curioso que fue una de las razones que me llevaron a visitarla. Aunque el pueblo en sí es un poco decepcionante para quien busca grandes monumentos, lo cierto es que ninguno le podría haber hecho sombra a los paisajes que hemos dejado atrás. Es una villa que conserva muy bien su patrimonio, habiendo varias iglesias, alguna medieval, y una torre que es todo lo que queda del castillo y que está en un excelente estado.


Vamos a dejar esta etapa en Freixo y continuamos desde aquí en la próxima entrega


El Mapa


Rutas relacionadas

Fotos relacionadas


24.8.11

Del Gêres al Lago de Sanabria (II): De Chaves al Lago de Sanabria


Domus Municipalis, Bragança (Trás-os-Montes, Portugal)
Domus Municipalis, Bragança

Outeiro, Bragança (Portugal)
Outeiro

Castelo de Outeiro (Bragança, Portugal)
Castelo de Outeiro

Castelo de Miranda do Douro (Trás-os-Montes, Portugal)
Castelo de Miranda do Douro

Mirandeses
Estatua de Mirandeses

De crucero por el Duero
Cañón del Duero en Miranda

Igreja de Mogadouro (Trás-os-Montes, Portugal)
Iglesia de Mogadouro

Castelo de Mogadouro (Trás-os-Montes, Portugal)
Castelo de Mogadouro

Mazouco, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)
Mazouco

Congira, Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)
Douro en Mazouco

Freixo de Espada à Cinta (Trás-os-Montes, Portugal)
Freixo de Espada à Cinta

A Torre do Freixo (Freixo de Espada à Cinta, Portugal)
Freixo de Espada à Cinta

O Freixo de Espada à Cinta (Portugal)
Freixo de Espada à Cinta


Tres de los grandes ríos peninsulares tienen tramos internacionales y dos de ellos, el Tajo y el Duero, desembocan en la costa portuguesa tras haber recorrido parte del país.

De estos dos, el Duero es el que ofrece un recorrido más espectacular, encuadrado en un cañón que atraviesa Portugal de este a oeste y que conoce toda clase de climas, desde el interior de lo que en ese país se llama el Alto Douro, hasta el atlántico de Oporto, en su desembocadura.

El Duero recibe el nombre de Douro en Portugal, y ese va a ser el nombre con el que me voy a referir al mismo durante las dos entregas en que voy a dividir esta ruta.

La ruta va a comenzar realmente en Bragança, para enlazarlo con la ruta anterior, la que nos llevaba de Chaves a Puebla de Sanabria y que pasaba por la capital de Trás-os-Montes.

Y precisamente a la antigua capital de la provincia histórica de Trás-os-Montes nos vamos a dirigir desde Bragança, para hacer una parada en un pueblo llamado Outeiro.

Outeiro es interesante debido a los restos de su castillo, antiguamente uno de los que protegían la línea fronteriza del noreste portugués, en colaboración con los de Miranda do Douro, Vimioso, Penas Róias y Algoso... y a una mayor escala, con Bragança o Freixo de Espada à Cinta, por mencionar otros dos lugares de esta ruta.

Desde lo alto de la colina se divisa muy bien el área circundante, incluyendo la frontera que separa a estas tierras de España. En los primeros tiempos del Portugal, echar un ojo a lo que hacían sus vecinos leoneses era vital para la supervivencia del reino.

Pero una vez que la cosa se fue calmando el castillo fue cayendo en ruina hasta su casi total desaparición. Por la cantidad de escombro que se ve, diría que los vecinos habrán canibalizado las piedras hasta dejarlo en su estado actual.

Aquí una cosa: el GPS os dirá que para Miranda hay que coger una carretera que va por el lado este de Outeiro, mientras que la cartelería te manda por una carretera principal. En este punto, mejor hacer caso del GPS. La carretera principal te lleva en realidad a Argozelo, y a partir de ahí tienes que coger una carretera como la otra, aunque con algunas curvas menos. Es un buen rodeo.

Antes de llegar a Miranda do Douro vamos a pasar por tierras de Vimioso, que junto con Miranda y otro municipio por el que pasaremos después comparten una lengua llamada mirandés, de la familia del asturiano y el leonés. El mirandés se escribe con grafía lusa, pero es perfectamente comprensible para cualquiera que sepa gallego, portugués o asturiano. Los que sólo saben castellano tendrán algunos problemas con el vocabulario, pero nada insalvable. El mirandés es la única lengua, además del portugués, que tiene rango oficial en el país y es un patrimonio cultural en el que se está trabajando para su conservación, habida cuenta de que el asturleonés se perdió al otro lado de la frontera.

Miranda do Douro fue en tiempos la capital de la provincia histórica de Trás-os-Montes y sede episcopal. Estamos hablando de finales de la Edad Media, cuando las cosas ya no iban tan revueltas como antes. Miranda prosperó y una familia que está muy ligada a la ruta que haremos se hará cargo del castillo: los Távora, leales servidores de los reyes portugueses a pesar de tener orígenes en la realeza leonesa.

Miranda prosperó mientras hubo paz. En cuanto la guerra volvió la ciudad sufrió muchísimo y la sede episcopal y la capitalidad se movieron a Bragança, donde están hoy, en el siglo XVIII. A pesar de eso y aún hoy, los obispos bragantinos inscriben su nombre en la placa con los nombres de los titulares de Miranda que se encuentra en las ruinas de lo que un día fue el palacio episcopal. De hecho, la antigua catedral de Miranda sigue teniendo el título de "Sé" (Sede episcopal)

El castillo de Miranda conoció un episodio terrible cuando durante un sitio el polvorín del castillo estalló matando a casi 400 personas. Aunque no se ha determinado la responsabilidad, existe la creencia de que el gobernador militar de la plaza tuvo algo que ver. Después de aquello, claro, Miranda capituló.

Otra cosa interesante de Miranda, además de sus calles con una arquitectura popular muy bien conservada es lo que queda de un monasterio, hoy convertido el edificio de la iglesia en biblioteca municipal.

Y por supuesto, no hay que olvidar los restos de la muralla y los numerosos miradores que hay sobre el cañón del Douro, que aquí es muy bonito. Para navegar por él hay un embarcadero desde el que sale un catamarán. Se va a él por la carretera que va hacia España y que termina en la presa de Miranda.

Dejamos ahora miranda y vamos hacia Mogadouro, siguiendo el curso del río (aunque no lo veremos en bastantes kilómetros). Mogadouro fue otra de las posesiones de los Távora.


El castillo de Mogadouro fue de gran importancia dentro de la defensa del noreste portugués, y se mantuvo en muy buen estado hasta la aniquilación de la familia Távora en el siglo XVIII a manos del Marqués de Pombal. Después la ruina hasta que el municipio se hizo con lo que quedaba del castillo y consolidó y rehabilitó parcialmente los restos. Hoy es posible subir a la torre con una guía turística municipal.

En el mismo momento en que se sale del territorio de este municipio y se entra en Freixo de Espada à Cinta hemos entrado en la Região Demarcada do Douro que instituyera en el siglo XVIII el marqués de Pombal para la protección de los vinos de Oporto. Aunque Oporto está como a 250 kms, los vinos que llevan su nombre se elaboran en el tramo del río que va desde Cinfães hasta el límite de Miranda do Douro). Está bien indicarlo porque no recuerdo haber visto ningún cartel que te informe de esto.

El camino va a transcurrir sin sobresaltos hasta Mazouco, ya en el muncipio de Freixo de Espada à Cinta. Aquí dejaremos la carretera principal y nos dirigiremos al pueblo. De camino a él hay unas vistas preciosas sobre el valle del Douro, en la zona de las Arribes del Duero. A un lado, España. Al otro, Portugal.

La verdad, no merece mucho la pena pararse en Mazouco. Es un pueblo bonito, pero no tiene nada en concreto que ver. Y tampoco parece que estén muy acostumbrados a ver turistas porque veían la matricula de mi coche, española, como quien ve un marciano. Tal vez pensaban que me había perdido.

Lo interesante de Mazouco es precisamente el río. En la parte de abajo hay un pequeño rinconcito con una especie de playa fluvial, donde hay un embarcadero y donde al parecer se pueden alquilar canoas (no lo tengo claro: el día en que fui no había un alma). Pequeñas casetas se yerguen entre los huertos de olivos, naranjos y almendros, algunos orientados hacia el río. Tiene que ser un lugar fantástico para estar tranquilo.

Siguiendo por la carretera al lado del río tienes unas vistas preciosas de las Arribes. Después se desvía y los viñedos que ya habían empezado aquí y allí desde Miranda comienzan a ser preponderantes. También empieza a haber muchos almendros y por todas partes el omnipresente olivo.

Freixo de Espada à Cinta tiene un nombre tan curioso que fue una de las razones que me llevaron a visitarla. Aunque el pueblo en sí es un poco decepcionante para quien busca grandes monumentos, lo cierto es que ninguno le podría haber hecho sombra a los paisajes que hemos dejado atrás. Es una villa que conserva muy bien su patrimonio, habiendo varias iglesias, alguna medieval, y una torre que es todo lo que queda del castillo y que está en un excelente estado.

Vamos a dejar esta etapa en Freixo y continuamos desde aquí en la próxima entrega

El Mapa
Rutas relacionadas

Fotos relacionadas

24.7.11

Del Gêres al Lago de Sanabria (I): De Terras de Bouro a Chaves y Verín


En el blog Lugares a Descubrir puedes seguir esta entrada con todas las actualizaciones que se le vayan haciendo.

También puedes leer allí el índice de rutas completo.


Albufeira da Caniçada (Terras de Bouro, Portugal)
Albufeira da Caniçada


A seca en Montalegre (Trás-os-Montes, Portugal)
Albufeira de Venda Nova


Casa do Concelho (Chaves, Portugal)
Casa do Concelho, Chaves


Ponte romana de Chaves (Alto Trás-os-Montes)
Ponte romana de Chaves


Castelo de Chaves (Trás-os-Montes, Portugal)
Castelo de Chaves


Castelo de Monterrei (Ourense, Galicia)
Castelo de Monterrei


Castelo de Monterrei (Ourense, Galicia)
Castelo de Monterrei

Esta ruta es una extensión de las dos anteriores, en las que habíamos recorrido las sierras de A Peneda y Gêres. Con esto se cierra (hasta cierto punto, queda mucho por ver) una ruta mayor que va casi siguiendo la frontera desde Viana do Castelo hasta el final del recorrido de hoy.

Vamos a iniciar el recorrido en Río Caldo, cerca del final de la ruta anterior, y en lugar de tomar la dirección de la frontera española por Vilar da Veiga y Vila do Gêres, seguiremos la carretera que une Chaves con Braga, lo que nos va a llevar por una carretera extremadamente llena de curvas. Tiene el tamaño de una carretera nacional española, pero muchísimas curvas. Tantas que llega a aburrir (de hecho, tiene su influencia en la segunda parte de esta ruta).

Lo bueno de este tramo, casi siempre en ascenso, es que tendremos la oportunidad de ver increíbles vistas sobre los valles y sobre los embalses que se construyeron en esta zona y que representan un porcentaje bastante apreciable de la capacidad de generación eléctrica del país.

Al igual que en el caso de Galicia, esta enorme explotación de sus recursos naturales no se nota después tanto a la hora de las inversiones, siendo el norte portugués una zona no ya deprimida económicamente, si no directamente discriminada a la hora del reparto presupuestario o a la hora de efectuar recortes. En efecto, el norte portugués ha sido el primer lugar donde el gobierno luso ha convertido las autovías en vías de peaje... lo cual para una región que depende mucho del comercio con España significa una reducción de ingresos importante. Luego los portugueses del norte emigran... normal.

Antes decía que lo bueno de esta ruta es que tiene unas vistas estupendas. Lo malo es que casi ninguna de ellas puede ser disfrutada con el coche parado. A la hora de construir las carreteras no se dejó espacio ni para miradores, ni para pequeñas áreas de descanso que un conductor agotado pueda aprovechar. En una carretera como esta un área de descanso salva vidas.

La carretera continúa evolucionando por toda esta zona de montañas, dándonos preciosas vistas sobre la Albufeira da Caniçada, que es la que cruza Río Caldo, la de Salamonde y la de Venda Nova. Por esta zona parece que están construyendo un túnel de varios kilómetros al que no le veo mucho sentido, ya que no parece ahorrar gran cantidad de tiempo o distancia sobre el trazado actual, así que cuando esté construido, yo recomendaría ir por la vieja carretera para poder disfrutar del paisaje. Al fin y al cabo, estamos de ruta.

En los años de sequía los embalses presentan un aspecto bastante feo. Sólo os pongo una foto bastante reveladora, pero tengo otras donde se ve que la mengua de superficie inundada es muy importante.

Otra cosa interesante que hay por aquí es el Ponte da Misarela o Ponte do Diabo. Sólo la vi en carteles y fotos pero tiene muy buena pinta. Me di cuenta de los carteles cuando ya me había pasado unos cuantos kms del sitio y no me apetecía dar la vuelta.

El siguiente embalse es del de la Albufeira do Alto Rabagão, muy cerca de una ruta que ya habíamos hecho, la de Montalegre y Pitões das Júnias. Esta albufeira parece un pequeño mar y hasta parece que tiene alguna explotación piscícola (desde el coche y desde lejos parecían bateas).

Y por fin llegamos a Chaves, nuestra primera parada de la ruta. Se trata de una ciudad con una historia antiquísima, anterior incluso a la llegada de los romanos. Pero fueron ellos los que la situaron en el mapa con el nombre de Aqua Flaviae y aún hoy Chaves posee un interesante legado de tiempos del imperio, como el puente con sus miliarios o las termas. Asimismo, de los tiempos de las guerras con España tenemos el fuerte de São Francisco, convertido hoy en hotel, o el castillo, que hoy es un museo y posee unas vistas estupendas sobre la comarca. Y por supuesto, se puede dar un paseo por su centro histórico, magníficamente conservado o por el parque que han construido a orillas del Támega.

Llegados a este punto, cruzar la frontera e ir al castillo de Monterrei, al lado de Verín no es mala idea, aunque sólo sea para visitar al rival del castillo que acabamos de ver. El castillo de Monterrei queda en lo alto de un pico que le da una vista excepcional sobre la comarca circundante y tiene también una historia amplia y muy interesante, más incluso desde el punto de vista cultural, que militar (a pesar de las muchas batallas aquí libradas). Y es que en este castillo, entre otras cosas, operó la primera imprenta de Galicia.

Vamos a dejar la ruta por aquí para no hacer el artículo demasiado largo. En la siguiente entrega, recorreremos Vidago, las tierras que van hacia Murça, Bragança, el Montesinho y Sanabria, ya en España.

El Mapa

Rutas relacionadas

Fotos relacionadas