30.6.08

El Sabio de Hortaleza

Recuerdo que hace un par de años, cuando terminó el Mundial, decía por este mismo blog que esperaba que Luis Aragonés siguiera, ya que había visto que la Selección empezaba a tener una idea de a qué jugar y una camada de jugadores que podría darnos muchas alegrías.

El problema es que luego pareció olvidar eso que habíamos visto y con un juego infame y sin una idea definida de qué se quería hacer y cómo se quería hacer vinieron sus peores momentos con la Selección, momento en que yo le hubiera cesado encantado

Y más adelante, cuando decía que sería tonto si no llevase a los mejores, supuse que Luis había perdido definitivamente el sentido común, ya que había jugadores, como Raúl, pasando un momento dulce de forma y que se estaban quedando fuera de las listas. A decir verdad, creo que el problema con Raúl no ha sido de rendimiento ya que es obvio que el capitán madridista podría aportar más que Sergio García, por ejemplo. Las razones sólo ellos las saben.

Y con esos partidos amistosos, como el de Perú, tan jodidamente preocupantes uno no era demasiado optimista acerca de las posibilidades de victoria.

Pero hete aquí que cual ave fénix, la Selección resurgió y Luis Aragonés sacó toda su experiencia y todo su conocimiento para armar un equipo temible en muy poco tiempo (no debemos olvidar que fue el equipo que más tarde se concentró y el último en llegar a Austria y Suiza), con un estilo de juego genial y con un hambre descomunal. Si me dicen que este fue el equipo que naufragó contra Estados Unidos (a pesar de la victoria) pensaría que mi interlocutor tiene afición a los psicotrópicos.

Un último apunte: al final, vaya favor que hizo Koeman a la Selección. Su alucinante comportamiento apartó a Albelda y Joaquín de la Eurocopa y dio billete a Senna (¡qué crack!) y Cazorla. En el Villarreal deben estar más que contentos con el holandés. En el Valencia, no tanto.

1 comentario:

franKeinas dijo...

Ni éramos tan malos ni ahora somos tan buenos. El fútbol es un cúmulo de sucesos aleatorios. Como tu dices, a mi también me gustó bastante la selección en el anterior mundial pero no lo ganamos. Quizás ganar esta eurocopa es un premio a llevar tantos años siendo una de las selecciones que mejor fútbol hacen y que menos suerte tienen. Yo me alegro, aunque eso si, no pienso encender la tele estos días...