26.4.06

Polémicas

Hay que ver las ganas que tiene el gobierno extremeño de hacerse notar.

Hace unos días el BNG proponía la creación de convenios con las Juntas de Asturias, Castilla y León y Extremadura para fomentar el uso del gallego en los municipios de estas tres comunidades donde se habla gallego, así como la rotulación en gallego de las señales de estas zonas y la restauración de la toponimia de la zona a este mismo idioma.

Lobeira, portavoz parlamentario del BNG añadía que "No se trata de terminar con otras culturas, sino evitar que otras desaparezcan", para evitar polémicas absurdas como la de hace unos meses a cuenta de que el nuevo estatuto gallego permitiese la anexión de municipios de otras Comunidades, opción, por cierto, que recogen los actuales estatutos castellanoleonés y asturiano, con lo cual no se comprende muy bien por qué les molestó tantísimo, habida cuenta de que la propuesta para el gallego era mucho más restrictiva a la hora de permitirlo.

Naturalmente, el primero en saltar fue el presidente del PP asturiano, con unas declaraciones desafortunadas que reproduce la Razón, y en las que demuestra no conocer la realidad de una parte de su propia comunidad (una de dos, o en la comarca del Navia, al menos hasta Ortiguera/Ortigueira, o se habla gallego o su variante del asturiano es mimética con el gallego).

Y después vinieron los chicos de Ibarra montando un circo que ha pillado por sorpresa a todo el mundo. Que no les iba a gustar podía suponerse, pero que se sintiesen tan ofendidos y fuesen capaces de proferir tal cantidad de paridas fue algo absolutamente inesperado.

Tanto que hasta Touriño tuvo que salir al paso para poner las cosas en su sitio y juzgar como desproporcionada la respuesta extremeña. Lo más curioso del asunto es que la Junta extremeña consideró la contestación de Quintana como un insulto personal a su presidente, lo cual no hace más que aumentar mi grado de sorpresa... de hecho, los únicos insultos que he visto en todo este lío no procedían de Galicia.

A todo esto, supongo que a aquellos lectores menos informados les gustaría saber que en la comarca del Navia, en el Occidente asturiano se hablan varias lenguas: el gallego, cuanto más al oeste, luego un dialego propio (el gallego-naviego) y por último y cuanto más al oriente, el dialecto local del asturiano.

En el Bierzo, en Castilla y León se habla también un dialecto del gallego, y existen convenios de colaboración entre ambas comunidades para conservarlo y que no se pierda una parte importante de la cultura de la zona.

Por último, la llamada "A Fala" (El habla, el idioma) que se habla en ciertos pueblos de Extremadura es la evolución del idioma, tal y como reconoce la propia Junta de Extremadura, en una comarca que fue colonizada por gallegos en la Edad Media. Por tanto, no le falta razón a la Junta cuando dice que no se trata de gallego, sino de una tercera lengua (ellos hablan de dialecto) que desciende del gallego-portugués, aunque existen allí asociaciones que abogan por la normalización de la Fala considerándola gallego.

Pero eso sigue sin excusar su comportamiento: si simplemente hubiesen recordado el grado de protección y promoción que esta lengua tiene actualmente (Bien de Interés Cultural), incluyendo el hecho de que se enseña en los pueblos en los que se habla (en cada uno su variante propia) y hubiesen simplemente dejado caer que, por tanto, el BNG no tiene por qué preocuparse por su futuro, hubieran quedado como dioses. En lugar de ello han quedado como unos bronquistas.

Technorati tags: , ,,,,

2 comentarios:

José Manuel dijo...

Con lo mal que gobiernan en Galicia y aún tienen tiempo de meterse en otras comunidades autónomas. Parece que sólo están ahí para asegurarse que todos hablen en gallego, aunque la gente no quiera.

Cantro dijo...

Hombre, muy de acuerdo no estoy. De momento y del actual gobierno el BNG es la parte que se mueve y tiene algo de iniciativa.

Aún es pronto para juzgar a este gobierno, pero la impresión que me da es que el BNG trabaja y el PSOE se limita a decir lo cojonudos que son y lo malos que eran los del PP, pero tampoco veo que estén haciendo méritos. Lo chungo del asunto no es que un escéptico total en el mundo de la política como yo lo perciba, sino que lo hagan algunos simpatizantes del PP que conozco.

En cuanto a lo otro, parece ser que esta iniciativa está enmarcada en una moción aprobada por todos los grupos del Parlamento de Galicia allá por el 2003.

Y reitero lo que dijo el portavoz del BNG: no se trata de imponer nada a nadie, sino de conservar una cultura que ya existe y evitar que desaparezca.

En el caso extremeño parece garantizada la supervivencia de "A fala" debido a las iniciativas de la propia Junta extremeña, de ahí que me parezca una meada fuera de tiesto su reacción, ya que podrían limitarse a decir lo que ya hacen, que me parece muy positivo (¡y qué bien hubieran quedado!), aunque, como todo, es mejorable.

En cuanto a Asturias y Castilla y León, en la primera de las comunidades no se hace nada al respecto (pero es que tampoco lo hacen por su propio idioma y además su gobierno autónomo es un ejemplo de inacción total en prácticamente todos los aspectos), mientras que en la comunidad castellanoleonesa sí hay convenios bilaterales para la defensa y promoción del gallego que se habla en algunas zonas del Bierzo. La iniciativa sólo garantizaría la continuidad de los mismos.

Nótese el clamoroso silencio de la Junta castellanoleonesa y del PP en todo este asunto (salvo el representante asturiano), que lo que ve es cómo Galicia aporta fondos a un asunto que debiera ser competencia exclusiva de otros, con lo cual le sale más barato el asunto.

En materia lingüística sí hay cosas que me parecen criticables de ellos, cómo algunas cosas de la reciente XGN o el hecho de que vayan a poner en marcha la enseñanza únicamente en gallego, cuando, al seer cooficial con el castellano, ambas lenguas deberían enseñarse por igual y con igual número de horas para garantizar la formación del alumnado en ambas lenguas.

Pero esto y lo de su propuesta del estatuto creo que se han sacado mucho de madre porque tampoco es para tanto.