11.4.06

Lugares a Descubrir: La Ruta del Miño, de Ribadavia al Monte Santa Tecla

Castrelo de Miño (9000)Festa da Istoria 2004, Ribadavia - Ourense, SpainEl Miño desde el Tren en Filgueira, Crecente - PontevedraAduana de Ponte Barxas, lado portuguésA Peneda, Ponte de Lima - Minho, PortugalLapela, MonçaoValença do MinhoValença do MinhoMte Santa Tecla, A Guarda - PontevedraLa ruta de hoy es un refundido de dos de las rutas que recomiendo en la página web de Adegas Gándara, que os recomiendo visitar más allá de si estáis interesados en comprar vino o no, ya que he añadido unos cuantos contenidos que creo que pueden tener cierto interés (rutas, gastronomía, un poco de enología...) .

Nuestro viaje comienza en Ribadavia, capital del Ribeiro, comarca de afamados vinos (aunque, en confianza, no se pueden comparar con uno de los albariños del Condado do Tea). En esta zona podemos practicar deportes náuticos en el cercano Castrelo de Miño, cuyo embalse aparece en la primera de nuestras fotos, o pasear por el "Barrio Xudeu" (Barrio Judío), o visitar su antiguo castillo. Si van en agosto no se pierdan la fiesta medieval de la Istoria.

Saliendo de Ribadavia deberemos elegir entre las carreteras OU-801, que les llevará por la margen derecha del embalse de Frieira hasta que pasando Filgueira (tercera foto) deban cruzarlo, o bien la OU-402, que pasa por Arnoia, tierra de afamados pimientos (la fiesta del pimiento es también en agosto). Ambas rutas nos llevarán a través de hermosos paisajes y volverán a unirse en la villa balnearia de Cortegada.

Dejando atrás esta villa en dirección a Padrenda, y un poco después de cruzar el puente sobre el Deva encontrarán un pequeño terrenito donde detener el coche y disfrutar de una estupenda vista sobre el Miño y la desembocadura del Deva.

Continuando la marcha, al llegar a Ponte-Barxas en el concello de Padrenda, encontrarán una vieja aduana por donde pasarán a Portugal, en el lugar de São Gregorio (cuarta foto), y siguiendo la carretera río abajo, disfrutarán de un par de miradores privilegiados sobre el Río y la pontevedresa comarca del Paradanta. Finalmente llegaremos a Melgaço.

Melgaço tiene un afamado balneario y una hermosa torre medieval y es el final de la zona del Vinho verde portugués y es también la puerta al Parque Nacional A Peneda-Gêres (quinta foto), cuya visita es muy recomendable.

Pasado Melgaço donde podrán elegir entre dos alternativaas:

La primera es seguir hacia Monçao, también villa balnearia y cuyos Alvarinhos gozan de gran fama y son otra forma de entender la uva albariña que cultivamos en el margen gallego del Miño. Monçao tiene asimismo fortificaciones que se utilizaron durante las guerras fronterizas de los siglos XVII y XVIII.

La segunda es cruzar a Arbo, tierra de lampreas (sus fiestas gastronómicas son la Fiesta de la Lamprea, y la Fiesta de la Lamprea... seca) y vinos, para proseguir camino hacia Salvaterra de Miño por la PO-400, dónde podrán visitar el Museo del Vino, o las cuevas de Doña Urraca, último vestigio de su fortaleza.

En cualquiera de los dos casos, al llegar a Salvaterra o Monçao podrá cambiar de margen del río a través del puente internacional que une ambas villas.

Si decide continuar por el margen gallego, siga ahora el tramo antiguo de la PO-510, en dirección "Fillaboa" y no se preocupe por el cartel que pone "carretera cortada" y justo antes de cruzar el Río Tea haga un alto y disfrute del puente medieval de A Fillaboa, y pasee por la ribera del Tea hasta su desembocadura en el Miño. Merece la pena y hay varios sitios para bañarse en Verano.

Cruce ahora el puente y tuerza por una pequeña carretera que sube hacia la izquierda, bordeando la enorme Granxa Fillaboa. Tenga precaución en sus curvas, ya que la visibilidad es reducida. Cuando llegue al final de la misma tuerza una vez más a la izquierda y ya estará en Arantei. Justo antes de llegar verá el blasón de los Troncoso en la pared de un viejo pazo, y a continuación la iglesia parroquial, del siglo XVIII.

Simplemente siga por esta carretera hasta el final y llegará a la PO-510, que le llevará a Tui, aunque antes de llegar al final, si se fija y ve el cartel de "Adegas Gándara" puede detenerse a probar sus estupendos vinos (les sugiero Sobreseixal o, mejor aún, el Conde do Miño.

Lo siguiente que veremos será Caldelas de Tui, que dispone de un interesante Balneario donde alojarse y tomar unos relajantes baños. En Caldelas se celebran las fiestas de la Virxe da Rocha (Virgen de la Roca) a principios de septiembre. Es una de las verbenas populares con más fama del sur de la provincia.

Luego, en Guillarei, justo al cruzar el puente bajo la vía ferrea puede torcer a la izquierda y visitar la playa fluvial de "A Areeira" y luego dirigirse a Tui a través de las Veigas do Louro, una llanura aluvial formada en la confluencia de los ríos Miño y Louro. No deje de detenerse en el puente medieval que cruza este último.

Ahora vamos con la variante portuguesa. Para ir hasta Valença do Minho tenemos dos opciones: la ecopista (para peatones y bicicletas), o la N-101 (si vamos en coche). En cualquier caso, es interesante detenerse a ver la torre de Lapela (quinta foto, vista desde España).

En Valença es visita obligatoria a sus murallas, en excelente estado (sexta foto) y a sus tiendas. El mercado se celebra los jueves, en un recinto al sur de la muralla

Ambas rutas se unen otra vez en Tui (séptima foto, desde Portugal). Por cierto, el puente que pueden ver en la foto lo construyó Eiffel (sí, el mismo de la Torre parisina). Tui dispne de un interesante casco antiguo y es impresionante su catedral fortificada con mezcla de gótico y románico. Si disponen de tiempo suban al Parque Natural del Monte Aloia, dónde hay miradores desde los que se puede apreciar la zona costera de Pontevedra, desde A Guarda hasta Arousa y el valle del Miño desde As Neves hasta la desembocadura

El viaje prosigue río abajo, entrando en la comarca do Baixo Miño, cuya llana orografía nos habla de un pasado bajo las aguas del río, pasando por Tomiño, donde no deben dejar de ver la Torre de Pedro Madruga, O Rosal, dónde puede adquirir mirabeles, una sabrosa fruta que en España sólo se cultiva en esta zona y visitar el puerto de A Guarda.

Un consejo: compre pulpo directamente a los pescadores en el puerto, y verá la diferencia con lo que le venden en los supermercados (eso sí, llévese una bolsa o un capazo con agua para mantenerlo fresco)

Nuestro viaje toca a su final subiendo al cercano Monte de Santa Tegra dónde podrá admirar un castro estupendamente conservado (última foto) y un mirador privilegiado del Baixo Miño y la costa norte portuguesa. Ya sólo nos queda sentarnos en lo alto para contemplar cómo la sombra del monte se extiende por el Baixo Miño en espera de una deliciosa puesta de sol.

Ver en el Blog de Lugares a Descubrir

Technorati tags: , , , , , , ,, , , , , ,

1 comentario:

(so I dub thee) Unforgiven dijo...

Personalmente me quedo con los caldos de la subzona Soutomaior, como el Maria Vinyals, pero vamos, es cuestión de gustos, nada que ver con ser socio ni nada... ;-)