11.11.06

Lugares a Descubrir: Terra de Soneira y Bergantiños (Costa da Morte)











Hoy cogemos el coche y partimos de A Coruña en dirección a Carballo por la autopista AG-55 y vamos a visitar las maravillosas comarcas de Terra de Soneira y Bergantiños.

¿Que por qué una autopista cuando nunca las recomiendo? Simplemente porque la carretera alternativa es un hatajo (que no atajo) de curvas con demasiado tráfico y demasiado lenta para mi gusto y que responde al nombre de carretera AC-552. El firme al menos es bueno.

Así que dos euritos de peaje repartidos en 45 cents en el peaje de Arteixo y 1,55 euros en el siguiente, unos quince kms después.

Una vez lleguemos a Carballo, casi al final de la autopista, tomaremos la salida para Malpica y utilizando la AC-414 llegaremos hasta Buño, dónde podremos admirar su famosa olería
(alfarería). Si seguimos un poco más adelante de Expobergantiños veremos una gasolinera a la izquierda y unos metros más adelante, una carretera a la derecha, que es la que deberemos tomar y seguir hasta el final.

Una vez allí seguiremos por una pista que ya está sin pintar y que prolonga a la anterior.
Cuando pasemos las últimas casas veremos que la carretera se bifurca en un ramal que sube a un campo de tiro y otro que se mete en el monte y que es el que tendremos que coger y seguir hasta que (literalmente) se termine el asfalto. El último tramo tiene bastantes curvas con pinocha en las cunetas, así que deberemos tener cuidado con el coche o podemos tener un accidente bastante tonto.

En cuanto se acaben los pinos tendremos una espectacular vista de nuestra primera parada: las playas de As Torradas y Aviño, ambas en el concello de Malpica de Bergantiños. A mí me recordó un poco a ciertas playas asturianas, que tienen forma de grieta rellena de arena y un regato que las cruza. Además está rodeada de un área de pinos radiata (no demasiado cuidados, esa es la verdad) y de otra de monte bajo. También dispone de aparcamiento y merendero (con asaderos) y casi ninguna construcción humana a la vista, lo cual es muy de agradecer. Es un arenal ciertamente precioso, como podeis apreciar en alguna de las fotos que acompañan al post.

Una vez que desandemos el camino hasta la gasolinera podemos seguir adelante hacia Malpica, bello pueblo marinero donde podemos callejear un poco y luego tomar la AC-4307 para llegar a Ponteceso y allí tomar la AC-430 hasta A Carballa y una vez en este lugar tomar la AC-431 en dirección a Laxe, cuya bahía es espectacular. De todas formas conviene no dejar de prestar atención a la costa, ya que el fondo de la Ría de Corme e Laxe es un arenal de una gran belleza.

Una vez visitado Laxe cogeremos una pista pequeña y no en demasiado buen estado que tiene la denominaciuón de AC-433 y que termina en Carantoña. Por esta carretera se habrá pasado la parroquia de Traba, de donde salió una de las familias fidalgas de mayor influencia en esta parte de Galicia (o eso dicen sus descendientes): Los Altamira. Lo cierto es que vista desde la carretera Traba parece un lugar muy hermoso y con unas vegas fértiles. Su situación es privilegiada, aunque parece expuesta a los vientos del norte, y su costa y playa son realmente bellas.

Al llegar al final de la AC-433 debemos seguir hacia la derecha, en dirección a Ponte do Porto (si estamos algo escasos de combustible, aquí está la última gasolinera en muchos kilómetros). Pasado Ponte do Porto vamos a ir algo más lentos, porque por aquí hay una parada y algunas cosas que ver. Si nos fijamos a la izquierda veremos como un brazo de mar, una pequeña ría, se introduce en tierra, y a lo lejos, mirando un poco hacia atrás, veremos un pazo que se erigió sobre un acantilado y que debe tener una vista impresionante de toda la zona.

Un poquito más adelante veremos un desvío a la izquierda que está señalado como "Merendero/Praias" o algo así. Despacito porque es fácil saltárselo. Una vez en esta pista deberemos seguir atentos a las señales del suelo, pues nos van a mandar por una pista de tierra que deberemos seguir hasta una bifurcación. En esta bifurcación deberemos tomar el ramal izquierdo y al finalizar el mismo, retomar la pista hacia la derecha, hasta llegar al merendero y a una playa cuyo nombre no he conseguido averiguar pero que es de una gran belleza. Las fotos que saqué no le hacen en absoluto justicia, ya que es posiblemente uno de los lugares más encantadores que he visto y si tengo que pasar por allí, me detendré de nuevo. Podemos aprovechar para comer aquí.

A la hora de salir de esta playa lo mejor es que demos marcha atrás y desandemos el camino, ya que la pista continúa varios kms hasta unas casas, y la reincorporación a la AC-432 no está exenta de peligros.

Camariñas es uno de los pueblos marineros más famosos de España, pero no por su labor pesquera, sino por su producto más celebrado: el encaixe de bolillos. Podemos verlos y comprarlos en varias tiendas en la zona del puerto.

Pasando el puerto y a la derecha tenemos el camino que nos lleva a Cabo Vilano, dónde se ha establecido un parque de aerogeneradores que han cambiado un tanto el paisaje, pero que explotan el perenne viento que sopla en esta zona. Seguiremos adelante y aparcaremos frente a la casa del faro (el edificio blanco de las fotos).

Ahora aviso: mucho cuidadín con el viento. En Cabo Vilano siempre sopla fuerte, muy fuerte. Así que si tenemos pensado salir del coche con pañuelos, bufandas, gorras, gafas de sol (las mías volaron dos veces) y cosas similiares, lo más seguro es que se los lleve (nunca mejor dicho) el viento. El lado derecho del edificio blanco es lo más parecido que conozco a un túnel de viento, y en algunos días uno se puede dejar caer hasta un ángulo de 45º y notar como la corriente te impide caerte. También mucho ojito en los acantilados de la izquierda, ya que un golpe de viento inesperado puede tirarte al suelo... o al mar.

Las vistas del entorno y el mismo faro son espectaculares, y eso es lo que nos lleva al siguiente tramo de nuestro viaje, ya que una vez que salgamos del faro veremos como nada más entrar en el parque eólico hay una pista de tierra a la izquierda que deberemos tomar. Aquí mucha precaución y nada de acelerones: entre el viento y la grava si tratamos de emular a Carlos Sáinz podemos tener un buen disgusto.

Pero, esto nos lleva a poder contemplar una porción de costa realmente increíble, comenzando por la playa de Reira (en su margen oriental algún desalmado ha comenzado la construcción de una miniurbanización que es francamente horrible y está fuera de sitio), y continuando hasta el cementerio de los ingleses (en su aparcamiento deberemos dejar el coche), dónde reposan los restos de los marineros del HMS Serpent, que naufragó en estas aguas en 1890 y el increíble arenal de Trece, que cuenta con la mayor "duna rampante" de Galicia, y que viene siendo una duna que está "escalando" un acantilado y un conjunto dunar absolutamente espectacular. Un auténtico lujo. La playa está rodeada por una zona de pinar y no se ve ninguna construcción humana... salvo el cementerio de los ingleses y una cabaña de descanso para los que siguen la ruta a pie, allá a lo lejos.

Tras volver al coche seguiremos la pista hasta el final, volviendo a asfalto en las cercanías del cementerio de Santa Mariña y luego llegaremos a la carretera que une Camelle (otro pueblo que dicen que merece la pena) y Ponte do Porto (AC-1601). Seguimos hacia la derecha y al llegar a Ponte do Porto torcemos a la izquierda, para ir hasta Vimianzo, cuyo castillo visitaremos. Buenas vistas de la zona, pero el edificio del castillo en sí y las exposiciones de la planta baja son lo más interesante.

Ya sólo nos queda una última etapa en nuestro camino, las Torres do Allo, en Zas (iremos hacia allí por la AC-552, en dirección Coruña), y al que se va por una pequeña carretera que está a la derecha izquierda una vez pasado Baio Grande. El camino está flanqueado por árboles, lo que le da una belleza inusual, y las Torres es un pazo singular, y aque no sólo es uno de los primeros en ser construidos, sino que además su arquitectura es bastante peculiar.

La familia que las erigió, los Riobóo, eran vasallos de los Altamira y finalmente acabarían uniendo sus familias al casarse el heredero de la familia con la heredera de sus señores. Dentro de sus muros puede verse una exposición acerca de la vida en los pazos y de la fidalguía gallega.

Pues hasta aquí la ruta de hoy. Espero que os haya gustado.

Por cierto que los créditos de este viaje son para (so I dub thee) Unforgiven, que es quién me los descubrió.

Más lugares a descubrir

3 comentarios:

(so I dub thee) Unforgiven dijo...

Gracias, gracias xD.

Me ha llamado la atención el que hayas hecho el viaje justo a la inversa de lo que yo lo haría, aunque así lo que consigues es que para volver a Coruña tengas toda la carretera buena (la de interior, comparada con la de costa, que está en obras) y autopista. Claro que también ha hecho que digas que Torres do Allo están a la derecha... y en el sentido en el que vas, están a la izquierda ;-P

Por variar (variar = tocar las narices xD), añado mis "precisiones" sobre el tema, a saber:

- Tras el desvío post-gasolinera, lo de "llegar hasta el final" es hasta las casas. Ahí es donde te puedes confundir, pues hay lo menos tres opciones a tomar. Se debe seguir hacia la izquierda, en principio continuando por la carretera pintada, pero luego hay que coger a la derecha antes de llegar al desvío con el campo de tiro. Vamos, que es un cruce que hay por el medio.

- Se puede hacer el Carlos Sainz por esa zona. La hojarasca de pino y que dos coches no pueden cruzarse en la mayor parte sólo lo hace más interesante xD.

- Los pinares (que move o vento) no están demasiado cuidados (tampoco es que estén en el olvido) en esa parte, pero justo unos pocos metros al Este sí lo están, justo por donde baja una carretera paralela a la que estamos siguiendo y que va a dar a la misma playa. Ambas tienen un punto en común, pero está muy atrás, y se llega antes a gatas marcha atrás sobre las piedras de la playa desde donde termina una carretera hasta la otra, que en coche dando toda esa vuelta (nota mental: verlo en google maps).

- Justo esa es la carretera por la que ir a Ponteceso desde Malpica, pero antes hay un par de cosas que hacer (nota mental a lectores: este tramo lo tenemos pendiente para otro día, pero yo ya lo he hecho... a medias xD). Se trata de subir desde Malpica de Bergantiños hasta un mirador (siguiendo la costa) a tres-cuatro kms. En la parte baja hay una capilla, con un camino de tierra que nos bajaría hasta la playa (pero subimos por otro de asfalto muy desgastado, de los que tienen más piedra que alquitrán). Subimos un poco más y llegamos hasta un poste repetidor de señal, desde el cual hacer unas impresionantes fotos a las Illas Sisargas, con su faro y gaviotas incluídas. Giramos sobre nuestra vertical a la izquierda y si es última hora de la tarde, hareis unas fotos de puesta de sol tras los cabos que se adentran en el mar de lo más... ¿he dicho ya impresionantes? Después habrá que volver sobre nuestros pasos a la AC4307, pero tratando de coger cada ramal a la derecha para ver las playas (esto es lo que me falta a mí). Llegando a Ponteceso, a unos 4 kms, hay un desvío a la derecha para ir hasta Corme (de donde los percebes). Merece la pena ir. La carretera está recién remodelada (espero que hayan acabado) y se tiene una vista de Laxe al otro lado y toda la ría. Imperdonable no subir hasta el pueblo de O Roncudo (que da nombre al cabo donde se cogen los mejores percebes), donde hay otro parque eólico, pero está tan... primitivo, con unas vistas tan poco alteradas por el hombre (molinos de viento a un lado), que parece que esteis en otro lugar. Las formaciones rocosas tienen su influencia en esto. Me queda por bajar hasta el cabo, en su momento no tuve tiempo... ni adiviné por dónde era (nota mental: nunca se pregunta por dónde hay que ir, como mucho usar un mapa, y como muchísimo preguntar por una gasolinera, y porque te quedas sin pilas para la cámara y es festivo xD). Luego volver a Ponteceso y continuar hacia Laxe.

- Aquellos que vean en un mapa el camino realizado desde Laxe hasta Camariñas, luego Cabo Vilaño y hasta Camelle, verán que hacemos una especie de bucle al revés. No se ha vuelto loco nadie ni son ganas de tirar el dinero en gasolina. Se trata de que originalmente el trayecto es desde Vimianzo a Camariñas y luego a Laxe, pero se quiera o no, hay un tramo en común (pistas de monte a un lado) para ir y para volver. Eso sí, es MUY importante hacerlo en el sentido que se indica, pues a paso que se da, se ve algo más espectacular que lo anterior. Por haber hay hasta atajos para llegar desde la carretera a Camariñas, sin llegar allí, y ahorrar varios kms, pero no merece la pena. En serio.

-El tramo de Merendero/Praias está de lo más interesante. Habiéndo ido este mes, estaba de lo más solitario, apenas dos o cuatro personas más, en un pinar con mesas y asadores repartidos de modo "aleatorio", para no dar aspecto de demasiado premeditado. El lugar es una preciosidad. Lo único que puedo objetar es que no me inspiran confianza las algas del fondo, manía personal, y que no se pueda coger un barco para dar una vuelta, que el sitio está muy resguardado de oleaje... no así del viento. Y si el viento aquí está ...complicado, en el faro es de impresión. Yo, al contrario que lo indicado, sí sugiero ir hasta el final por la pista de tierra que bordea el mar (repito, bordea el mar, que está unos metros más abajo, aviso para Sordos ;-)), hay algunos restos de canteras abandonadas que visitar. Eso sí, la reincorporación a la carretera es estrecha y para conductores rápidos, pero merece la pena el recorrido. Si falta tiempo entonces no, porque lo que por aquí son unos 3 kms, en carretera son 500 metros.

- Pero antes de llegar al faro, justo al pasar una curva de derechas tras la cual vemos dicho faro por primera vez (a lo lejos y si apuntas la mirada hacia allí, pero bueno), a la izquierda hay un mirador. Aquí mirador significa una superficie de 200m2 a base de tierra con posibilidades de uso como picadero. Pero las vistas llevan desde dicho faro hasta Muxía, con la Iglesia da Virxe da Barca y su Pedra de Abalar, que está a tres tiros de piedra (por carretera "un poco más), al otro lado de la ría.

- Es más, de "nuestro" lado de la ría veremos una iglesia sobre un pequeño acantilado. Dejo a la capacidad del viajero el descubrir cómo llegar. Nosotros estamos seguros de cómo hacerlo, pero no quisimos arriesgar con el coche xD. Hay otra opción además de la corta, que es seguir hacia el faro y coger a la izquierda. Hay una pista muy bien asfaltada que lleva hasta allí. La recomiendo a los que no tengan corazones sensibles, el viento puede ser mal amigo xD.

- Según se sigue bajando, el primer desvío a la derecha sube al parque eólico, el segundo es el camino a las playas, así que para ir al faro hay que coger el tercero. Es fácil confundirse y pensar que el segundo lleva al faro y el tercero a la piscifactoría (enorme) que hay justo unos metros después.

- Lo del viento no es ninguna broma. Según el momento en el que vayas hará mucho o más. En el momento en el que fuimos hubo un valiente que se salió del recinto para bajar casi hasta el mar. Volvió, pero es menos probable cuanto más se baje, y porque fue en la cara oeste, en la cara este ni pensarlo. Yo no podría ponerme con 45º sobre la horizontal (cosas del tamaño xD) a lo michael jackson, pero hay otros que sí... Y los objetos pequeños tienen una tendencia a salir disparados sorprendente, casi tanto como ver a los coches aparcados y teóricamente resguardados con un pequeño movimiento de vaivén...

- Tras coger la pista, a los dos kms, aprox, hay un alto. Es el lugar perfecto para parar (hay explanada) y hacer varios megas de fotos. Cuidado con los tojos y maleza en general, no levantan medio metro del suelo pero la ropa a llevar si se quiere ir a lo más alto (y querrás, vaya que sí) son vaqueros y calzado al uso.

- En realidad no hay una sino tres playas, cada cual distinta de la anterior, aunque apenas las separen entre sí unas piedras. Horrible la especie de urbanización que han hecho (cinco casas en fila) pero el impacto es mínimo, horrible pero mínimo.

- Siguiendo hacia el este, se bordea el mar, a veces casi a su misma altura, con las suficientes piedras de por medio como para que no nos afecte (se supone que no hace mal tiempo).

- Ahora está bien señalizado, la primera vez que pasé por delante (detrás) del cementerio inglés me lo salté. Está justo al trazar una curva a derechas, tras la cual la poca pendiente que teníamos hasta entonces se empina de manera sustancial. A la izquierda hay una caseta y han puesto un suelo de madera recientemente. Para aparcar hay sitio a la derecha para unos 15 coches, más haciendo sitio.

- No hay mucho que ver en el cementerio en sí, pero impresiona la historia que hay detrás, perfectamente contada en un letrero.

- Nada de volver al coche aquí. Habréis sacado los bocadillos y cogeis por el camino que teneis hacia el este. No os salgais de él hasta llegar a las playas, por más que otras opciones parezcan mejores no lo son. Que no xD.

- Es de los sitios más relajantes que he conocido nunca, parece que cualquier otro lugar está a muchos kilómetros de distancia... y es verdad xD. Merece la pena pasar allí el día, o al menos una tarde completa de verano. Los más atrevidos optarán por la acampada libre (en el camino que lleva a la playa hay un lugar con unos pinos que parece hecho a medida, se descubre por sí solo), algo que no está permitido pero si es responsable... yo lo haría (y he visto hacerlo allí). Ojo, porque meteorológicamente hablando no es un sitio demasiado seguro si aparece una tormenta o hay todavía más viento (curiosamente aquí no sopla tanto como en el cabo).

- Al volver, la carretera nos lleva por detrás de los arenales, a unos 100 metros de altura (casi no se distingue la carretera desde abajo, excepto en un par de tramos el resto está cubierto por árboles). Se tiene una vista del conjunto como para acabar de quedarse sin espacio en la tarjeta de la cámara.

- Hasta encontrar de nuevo asfalto, ya se puede practicar algo de rally, siempre que no se tenga miedo a las piedras (por todos sitios), al polvo (eterno) y los improbables pero no imposibles coches en sentido contrario.

Por lo demás, no tengo nada más que añadir xD. El castillo de Vimianzo y las Torres do Allo son dos lugares que nadie debe perderse. El primero por su estado de conservación y los eventos que se realizan allí, y el segundo por su todavía mejor estado de conservación y el museo que han instalado. Un punto extra a la chica de recepción, todo amabilidad, simpatía y sonrisas.

Cantro dijo...

Aplicada la corrección para las Torres de Allo.

Elegí esta ruta para que la gente que se decida a hacer de tarde la ruta pueda disfrutar de más horas de luz para ver las zonas costeras, y si se pasan un poco de hora, que les pille lo más posible en la carretera de interior.

De todas formas, yo la haría en verano y saliendo por la mañana

De todas formas, gracias por el comentario, muy gracioso y que da información complementaria (y muy útil) sobre lo escrito.

Deberías publicar un blog de "Lugares a Descubrir" :)

(so I dub thee) Unforgiven dijo...

Se llama "joder, ocho horas en el curre y sólo 8 minutos de trabajo". Literalmente.

Ya tengo un blog, de hecho te agradecería que cambiases el enlace que tienes al de Reality Calls por uno a Cine-compuntoes. Sólo es cambiar "realitycalls" por "cine-compuntoes".

Más que participar, experimento xD.

Además, para escribir un blog... coñe, si ya me estás tú quitando las entradas xD.