1.10.06

Canción de Hielo y Fuego

Siempre que voy en tren suelo llevarme alguna lectura para amenizar el viaje (que dura del orden de tres horas). En estos momentos esa "alguna lectura" es la saga de la Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin.

La verdad es que parte de una de las premisas más trilladas de la literatura fantástica: un mundo medieval y las interminables luchas que en él acontecen.

Pero desde casi el principio del primero de los tomos (no hay otra forma de llamarlos debido a su grosor) te atrapa y te das cuenta de que es una obra excepcional, bien construida y mejor pensada.

El mundo en el que transcurre la acción tiene estaciones que duran años, y en el momento de arrancar la narración el verano está llegando a su fin y se espera un invierno largo y crudo. El Reino está en paz, pero la Mano del Rey, una suerte de primer ministro, ha muerto (posiblemente asesinado) y el Rey Robert Baratheon se dirige al norte para ofrecer el puesto a su amigo Eddard Stark, de Invernalia, el que había sido su mejor aliado durante la guerra en la que Robert ganó su corona tras arrebatársela a la casi extinta dinastía Targaryen.

A partir de aquí comienza a desplegarse lentamente (pero sin que ello implique que el lector se aburra) el relato, desencadenándose una serie de eventos que tendrán terribles consecuencias para todos los personajes.

Martin, además, no regatea a la hora de mostrar las miserias de la raza humana, y los escasos gestos de honor y nobleza se ven ahogados en un mar de traiciones e intrigas y en ocasiones son recompensados con la muerte o el sufrimiento más absoluto.

Los principales personajes serán la familia Stark (Lord Eddard, sus cinco hijos legítimos, su bastardo y sobre todo su esposa, Catelyn), y otros personajes como Tyrion Lannister, el Gnomo, hijo de Tywinn Lannister, el más poderoso de los señores feudales y hermano de la reina; y Daenerys Targaryen, vendida por su hermano Viserys a los dothraki, una suerte de tribus que recuerdan a los mongoles, a cambio de su ayuda para reconquistar el Trono de Hierro.

Es ciertamente refrescante que en el primer tomo apenas haya magia, a diferencia de en otras sagas del mismo género, cuyo uso y abuso es lo que menos me gusta de ellas.

En resumen, una lectura de lo más recomendable y una novela que ha conseguido soprenderme.



A través de

1 comentario:

Hombre de Uel dijo...

Esta saga, de la que he leido todo lo que hay escrito en español (los tres primeros libros, el último en 2 tomos ;-) no puede calificarse sino de impresionante. Has hecho una presentación magnífica.

En un mundo medieval, con todo lo que esto conlleva, las relaciones entre reinos, poderes, hombres y mujeres son narradas de forma magistral. No deja nada a la casualidad y ves la crudeza de un mundo como el nuestro. No hay buenos buenos ni malos malos, todos los personajes tienen un trazado magnifico

Totalmente de acuerdo contigo en que la magia desvirtúa este tipo de literatura, quiza por eso este saga es todavia mejor (aunque en libros posteriores aparezaca un poco más)

Quiza te haya faltado destacar la curiosa forma de marcar los capitulos, cada uno narrado desde la persepectiva de un personaje distinto.

La lástima es que solo haya cinco libros escritos y tres en castellano. Además, parece ser que el autor lo ha dejado un poco aparte, esperemos que no sea por mucho tiempo, ya que cuando acabas cada libro quieres mas (incluso me he comprado el cuarto en ingles, aunque no se si podre llegar a leerlo)

Muy recomendable