26.12.06

La decrepitud de TVE

Tal y como me temía, la programación navideña ha sido un auténtico dolor de muelas. Resulta increíble que profesionales tan bien pagados como los que se encargan de confeccionar las parrillas televisivas sólo sean capaces de sacarse unos programas de cámara oculta, chistecitos sin gracia presentados por la pobre Paula Vázquez o lo que hizo TVE, que es rescatar a Raphael de sabe Dios dónde para "amenizar" las fiestas con un grupito de grandes artistas como Bisbal.

Caffarel estará contenta, ya que esta será la televisión moderna que ella pregona haber implantado en el Ente público... pero lo que es yo, creo que en tiempos de Franco ya desprendería un cierto tufo a rancio. Es más, me suena que cuando tenía cuatro o cinco años Raphael ya había hecho un "especial navidad" en el que cantaba villancicos...

Y lo peor es que no es un caso aislado, sino que TVE parece haberse configurado en una especie de televisión para pensionistas, con espectáculos que son incapaces de atraer a las nuevas generaciones de teleespectadores y capaz de relegar al olvido propuestas como "Perdidos", que a pesar de las buenas intenciones de los programadores que la estrenaron en la franja del domingo por la tarde, triunfó y por eso luego pudimos disfrutarla en el horario que le corresponde. Otras series como "Sobrenatural" tendrán que seguir esperando a que la única neurona pensante en el departamento de programación se decida a sacarla del olvido.

Y eso que aún no han llegado las galas de nochevieja, que no tienen nada que ver con los fastuosos espectáculos de hace unos años. Ya me estoy imaginando el cartel: Regina dos Santos, Bisbal, Bustamante (y demás triunfitos), puede que Paulina Rubio, Lolita... y presentado por los chicos de ¿Dónde estás Corazón? y Dolce Vita, con la aparición estelar de Mar Saura, en las privadas, y alguno de esos presentadores salidos de la cantera de "Noche de Fiesta" en la primera. Mucho cartón y poca chicha. A todo esto, que ni puta idea, pero algo así ha de ser. Como estos últimos años. En mi casa, DVD.

Al hilo de esto, me coincidió ver el sábado un poquito de la reposición del programa especial que presentó Jesús Hermida, y aún no siendo devoto del veterano periodista, hay que reconocerle que frente a una cámara se come con patatas a todos los Carlos Lozano del mundo, con guarnición de Jesuses Vázquez y Cármenes Alcaydes varios.

Y es que salvo Matías Prats, ya no quedan monstruos televisivos en España.

2 comentarios:

the thing (that should not be) dijo...

A mí Matías Prats me cae mal, como puñetero tragiquista que sigue la linea de los informativos de esa cadena (que no es que las otras sean mejores).

kalateur dijo...

El problema de TVE es que no tiene pasta, se está reestructurando internamente y mientras pasa el trago, está ahorrando todo lo que puede.